LOS CONTRATOS DE ADHESIÓN

Posted by Encuentro Jurídico on 9:50 with No comments

Resumen

El contrato es la obra común de las personas  entre las  cuales crea relaciones obligatorias, solamente  están ligados los que han declarado  querer estarlo.  No obstante,  se admite que el consentimiento puede ser expresado sin que haya sido precedido de una discusión  o de un intercambio de opiniones entre las partes.

Los contratos de adhesión  son  aquellos  contratos  que  han sido creado unilateralmente por el proveedor de un servicio o producto sin el consentimiento expreso  o la participación del consumidor o abastecedor. Estos son contratos impresos generalmente en letra más pequeña, que contiene  preceptos de índole general y común. El problema de estos contratos no está en que el consumidor se enfrenta como parte débil frente al proveedor sino que estructuralmente la debilidad, en principio, está en el no haber  podido  negociar.

Los contratos de adhesión son aquellos contratos cuyas cláusulas  han sido creadas unilateralmente por el proveedor sin el consentimiento del  consumidor, dichas cláusulas son fijadas anticipadamente por el abastecedor de un servicio. En resumidas cuentas podríamos decir que los términos y condiciones no se debaten previamente entre las partes, sino que es una de ellas, el llamado oferente en este caso, quien de antemano, unilateralmente, concibe el contenido del “contrato” y lo pone a disposición  del consumidor  sin que en ningún  caso éste pueda  discutir, contraoferta  o introducir  modificaciones  substanciales en su contenido. La principal característica de este contrato es la ausencia de discusión entre las partes contratantes sobre las cláusulas  del convenio.

Los contratos por adhesión son de antigua data y ya han transcurrido  más de un siglo  desde que Sateilles alertara  a los doctrinarios  sobre  este tipo de negocios. Señalando  que “hay  unos pretendidos contratos que no tiene de contrato más que el nombre”. La incorporación y masificación  de los contratos por adhesión  constituye un fenómeno  derivado de las transformación  que comienzan a experimentar la producción  y distribución  de bienes y servicios  y las relaciones sociales  ajenas  a partir  de las revoluciones industriales  de finales de los siglos XVIII y XIX[i].

En los contratos de adhesión, lo que principalmente se manifiesta es el llamado “dirigismo contractual” (lato sensu)   frente al otro, que se manifiesta en la imposición de condiciones contractuales que la parte débil  aceptar y que se encuentra en un estrecho margen para discutir, dando lugar  a un pasaje de la concepción tradicional del derecho subjetivo, hacia una acentuada  dinámica del ejercicio  de los poderes,  que se exteriorizan  en el ámbito de la actividad  económica y productividad, que obliga  al interprete a una apreciación real  del factor de poder en el  ordenamiento  jurídico  contemporáneo, cada  vez que uno de los contrataste da su consentimiento.

En medio de lo accidentado del mundo de hoy  y de la rapidez con que  fluye la vida, casi nadie se plantea la validez, como tal, de los contratos de adhesión. Solo suele cuestionarse su uso incorrecto  y la implementación de las llamadas cláusulas abusivas, las cuales son  también llamadas gravosas, draconianas, inaceptables, lesivas, leoninas, onerosas, opresoras, vejatorias, inequitativas o restrictivas…,  son consideradas cláusulas abusivas aquellas que por su forma o contenido, constituyen  un atentado contra el deber  de información, la lealtad  y la buena fe, perjudicando  al consumidor  en la distribución  de los derechos  y obligaciones  resultantes del contrato[ii]

Con el contrato de adhesión se debilita, por no decir desaparece, tanto la libertad contractual como la libertad de contratación, pues en ocasiones no sólo no se participa de la posibilidad de negociar sino que existe “necesidad o urgencia” del producto o servicio lo que determina falta de libertad para no contratar. En este tipo de contrato muchas veces también el consentimiento es sustituido por la confianza, la cual radica en el hecho de que a través de esta forma de contratación lo que se busca es captar la confianza del consumidor creando una expectativa razonable de que tal contrato se realiza en beneficio de sus intereses[iii].

La Ley No.358-05, sobre la Protección de los Derechos del Consumidor o Usuario, es la que  faculta a Pro consumidor a regular la validez de los contratos de adhesión  de las aseguradoras y reaseguradoras, agencias de viajes, fundaciones de créditos educativos, empresas de renta de autos y remedadoras, empresa de servicios de tele cable y de electrodomésticos a créditos, mediante el debido registro de los mismos como una acción  legal pertinente para consolidar el Estado de Derecho que construimos. También los  sectores  financieros registran los contratos de adhesión a los organismos que lo regulan, los cuales son la Junta Monetaria y la Superintendencia de Bancos, dichas entidades crearon el Departamento de Protección a los Usuarios de los Servicios Financieros, PRO-USUARIO, para registrar los contratos de adhesión y recibir las reclamaciones de los clientes bancarios"[iv].

Según señala la ley No.358-05, en su artículo  83, que conoce sobre las cláusulas y prácticas abusivas en  los contratos de adhesión; que todo contrato de adhesión, para su validez, deberá estar escrito, por lo menos, en idioma español, pero que también  sus caracteres tendrán que ser legibles a simple vista, en términos claros y entendibles para los consumidores o usuarios y deberá haber sido  aceptado expresamente por el consumidor y por el proveedor.

Los proveedores tienen la  responsabilidad u obligación de proporcionar la información necesaria para que el consumidor pueda efectuar una adecuada y razonada elección. Dicha información debe contener las características de los productos y servicios que se pretenden brindar al consumidor, además  debe ser verificable y escrita en el idioma español, así como también indicar el precio, características, funcionamiento, calidad, origen, naturaleza, peso, la misma tiene que tener detallar en orden de contenido de sus ingredientes y componentes que permitan a los consumidores elegir conforme a sus deseos y necesidades.

Las personas que resulten lesionadas o perjudicadas por bienes y servicios de mala calidad, tienen derecho a ser compensadas o indemnizadas y pueden ejercer acciones en contra de los proveedores de productos y servicios los cuales pueden incurrir en responsabilidad civil o penal[v].

La jurisprudencia dominicana ha señalado, refiriéndose a las denominadas cláusulas  de limitación o exención de responsabilidad  civil en las relaciones contractuales entre las empresas  aéreas  y sus clientes que “el artículo 1134 del Código Civil es aplicable en esa clase de relaciones, que, de  consiguiente, la cláusula de limitación de responsabilidad invocada  por el recurrente a todo lo largo de la Litis  con el recurrido, es la ley de las partes como sus demás estipulaciones; que la circunstancias  de que esas cláusulas  figure en un  contrato  de los llamados por adhesión  no puede ser causa  de su inoperancia, o de variación por obra de los jueces, por cuanto los términos  de estas cláusula, en la especie ocurrente, son claros  y precisos,  y de una significación  generalmente  aceptada, precisamente por estar relacionadas con un servicio de amplia utilización  sobre la base de un contrato de adhesión; que desde el momento en que el recurrido hizo uso del  boleto de transporte que recibió de la compañía, acepto implícitamente la cláusulas  de limitación de responsabilidad, aun cuando no firmara el  boleto[vi].

El Dr., Jorge Subero expresa que en los contratos por mutuo acuerdo la intervención  de la jurisprudencia debe estar ajustada a los principios de interpretación  de los contratos  fijados  por el Código Civil, y tomando  en consideración  la común intención  de las partes  contratantes, al terno de lo que dispone el artículo 1134 del Código Civil. Por el contrario cuando se trata  de contratos por adhesión, la acción  de la jurisprudencia se va a manifestar introduciéndole al contrato cláusulas que  aún no han sido aceptadas  por las partes contratantes, pero que van en protección del más débil[vii].

Para finalizar  este tema  debemos concluir diciendo que un criterio para ponderar el abuso de los contratos de adhesión es considerar que toda cláusula que suponga un apartamiento injustificado del derecho positivo vigente debe de ser regulada por soluciones justas y equilibradas mediante acuerdo entre las partes contratantes.

Por Marlyn Vargas. Licenciada en Derecho. Pasante de investigación de Encuentro Jurídico.

Notas


[i]Enrique Guadarrama López, Cláusulas abusivas en los contratos de adhesión, (Universidad Nacional Autónoma de México, Instituto de Investigación Jurídica), 139-172;

[ii]Edynson Fco. Alarcón Polanco, Apuntes y Reflexiones sobre la Contratación por Adhesión en la República Dominicana,  (Escuela Nacional de la Judicatura 1ª, Edición 2002), 25-26;

[iii]María Cristina Walker, Contratos Bancarios, (Centro de Publicaciones, Secretaría de Extensión, Universidad Nacional del Litoral. Santa Fe, República de Argentina, 2001) 21-30;

[iv]Ley General de Protección de los Derechos del Consumidor o Usuario, No. 358-05 (nueve de septiembre del 2005),  Articuló 83;

[v]Constitución Comentada, (Fundación Institucionalidad y Justicia Inc. (FINJUS) Noviembre 2011);

[vi] Boletín .Judicial.702, Página, 1162, Mayo 1969;

[vii]Jorge A. Subero Isa, El Contrato y los Cuasicontratos (Ediciones Capeldom, Santo Domingo, Rep. Dominicana, 1995);

Bibliografía

-    Guadarrama López, Enrique, Cláusulas abusivas en los contratos de adhesión, Universidad Nacional Autónoma de México, Instituto de Investigación Jurídica 2012.

-    Alarcón Polanco, Edynson Francisco, Apuntes y Reflexiones sobre la Contratación por Adhesión en la República Dominicana, ,  Escuela Nacional de la Judicatura 1ª, Edición 2002.

-   Walker, María Cristina, Contratos Bancarios, Centro de Publicaciones, Secretaría de Extensión, Universidad Nacional del Litoral. Santa Fe, República de Argentina, 2001.

-   Subero Isa, Jorge A., El Contrato y los Cuasicontratos Ediciones Capeldom, Santo Domingo, Rep. Dominicana, 1995.

-   Constitución Comentada, (Fundación Institucionalidad y Justicia Inc. (FINJUS). Noviembre 2011.

-    Ley General de Protección de los Derechos del Consumidor  o Usuario, No. 358-05, nueve de septiembre del 2005.

-       Boletín Judicial, No. 702, Página, 1162, Mayo 1969.

Forma de citación sugerida:
Vargas, Marlyn. Los contratos de adhesión. Encuentro Jurídico, 13 de agosto de 2013.
- - -
Encuentro Jurídico no se hace responsable de los conceptos emitidos por sus colaboradores. Así mismo, se reserva el derecho de edición y publicación de los escritos recibidos. Queda prohibido reproducir total o parcialmente su contenido sin autorización previa, expresa y por escrito del Consejo Directivo o la persona de su Director. Derechos Reservados © 2013.
Reacciones: