Los derechos humanos de tercera y cuarta generación

Posted by Encuentro Jurídico on 15:23 with No comments

Introducción

Desde la concepción positivista los derechos humanos forman parte de las normas sociales que influyen de manera directa en el Derecho pero que por sí mismas no tienen valor jurídico. Esta escuela o corriente filosófica sostiene “que los derechos fundamentales  sólo existen gracias a la intervención del Poder (legislador). Un derecho sólo puede ser  exigible frente al juez una vez el Poder, el Estado, el legislador o el creador del  Derecho, lo haya plasmado como tal en una norma perteneciente el ordenamiento  jurídico”1.

Es importante comprender, a diferencia de lo que establece la escuela positivista, que los derechos fundamentales no los crea la Constitución u otra legislación adjetiva, sino que estos derechos se imponen al Estado para que establezca los mecanismos necesarios para asegurar su protección, es decir, que la Constitución se limita a reconocer los derechos fundamentales, pero no los crea. De este modo lo establece nuestra Constitución en su artículo 68 cuando dispone que “La Constitución garantiza la efectividad de los derechos fundamentales, a través de los mecanismos de tutela y protección, que ofrecen a la persona la posibilidad de obtener la satisfacción de sus derechos, frente a los sujetos obligados o deudores de los mismos. Los derechos fundamentales vinculan a todos los poderes públicos, los cuales deben garantizar su efectividad en los términos establecidos por la presente Constitución y por la ley.”

Los derechos fundamentales han ido evolucionando conjuntamente con el ser humano. Estos derechos, de igual forma que las demás leyes del ordenamiento jurídico, se modifican y se ajustan a las realidades de la sociedad.

Basándose en la teoría de la evolución histórica de los derechos humanos así como en su protección y reconocimiento por parte del Estado, se han creado diversas formas para su clasificación siendo el sistema de las generaciones de derechos el más conocido y aceptado. Dicho sistema clasifica los derechos humanos en tres generaciones y una cuarta generación se encuentra en debate doctrinario.

En este artículo nos hemos enfocado en los derechos de tercera generación para lograr así una mejor comprensión de la nueva evolución de los derechos humanos que es conocida por algunos doctrinarios y estudiosos del derecho como la cuarta generación de derechos humanos, que suponen una nueva adaptación de estos derechos a las necesidades y realidades jurídicas, sociales, políticas y tecnológicas de nuestros días.

Los derechos de tercera generación

“Los derechos de tercera generación suponen una mayor participación por parte del gobierno para lograr que efectivamente sean respetados, en muchos de los casos implican una intervención positiva a diferencia de los de primera generación, que generalmente exigen del gobierno una abstención, es decir que se limite a respetarlos”2.

Esta generación también conocida como derechos de los pueblos o los derechos de solidaridad aparecieron durante la Segunda Guerra Mundial. Las reflexiones sobre las atrocidades de esta guerra propiciaron la firma de la Declaración Universal de los Derechos Humanos para impedir que los horribles sucesos acaecidos no se repitieran en el futuro y así lograr la unidad, la integración, el respeto y la colaboración mutua entre las naciones del mundo con el objetivo de alcanzar niveles de vida más altos para todos.

En el contenido de los derechos humanos de tercera generación encontramos los siguientes derechos:

  • La autodeterminación. 
  • La independencia económica y política. 
  • La identidad nacional y cultural. 
  • La paz. 
  • La coexistencia pacífica. 
  • El entendimiento y confianza. 
  • La cooperación internacional y regional. 
  • La justicia internacional. 
  • El uso de los avances de las ciencias y la tecnología.
  • La solución de los problemas alimenticios, demográficos, educativos y ecológicos. 
  • El medio ambiente. 
  • El patrimonio común de la humanidad. 
  • El desarrollo que permita una vida digna.

Antecedentes de la tercera generación de derechos humanos: 
  • La creación de la carta de las Naciones Unidas (1945)que establecía la cooperación internacional en la solución de problemas de carácter económico, social, cultural y humanitario, así como la promoción de los derechos del hombre y sus libertades fundamentales.
  • La adopción por la Organización de Naciones Unidades (ONU-1948) de la declaración universal de los derechos del hombre donde que constituidos los derechos de tercera generación.
  • La proclamación por la ONU (el 4 de julio de 1976) de la Declaración Universal de los Derechos de los Pueblos, donde consagró los derechos de los pueblos.
“El sujeto protegido ya no es el individuo en sí mismo, como en los de primera generación, o por su rol social, como en los de segunda generación, sino por integrar un pueblo, una nación, o ser parte de toda la humanidad. Se toma en cuenta a las personas, como integrantes de una comunidad con conciencia de identidad colectiva”3.

Como el derecho no es algo inmutable sino que evoluciona a lo largo del tiempo, es decir que evoluciona junto con la historia de quienes lo crean, y debido a que paralelamente a esa evolución se van trasformando las relaciones sociales que el derecho regula suscitando problemas que hasta ese momento no  se habían presentado y a los cuales el derecho debe dar respuestas, se genera la urgencia de adaptar los derechos humanos a las nuevas realidades sociales, económicas, jurídicas y tecnológicas de los pueblos.

Actualmente se encuentra en debate nacional e internacional la configuración de una  cuarta generación de derechos humanos, en el entendido de que los derechos han evolucionado junto con el hombre para cubrir otras necesidades  que  han surgido con el tiempo y que no han sido cubiertas por los derechos de primera, segunda o tercera generación.

Los derechos de cuarta generación

La humanidad se encuentra viviendo una verdadera revolución tecnológica, el hombre ha creado cantidades de herramientas y aparatos que han alterado de manera significativa su desarrollo en el paso por la historia, o sea que se han  transmitido y mejorado de generaciones a generación nuestra condición de vida, dando como resultado el desarrollo de la tecnología actual.

Con la revolución tecnológica de finales del siglo XX y principios del siglo XXI y la consecuente aparición de lo que se denomina Sociedad del Conocimiento, ha resultado necesaria la creación de una nueva generación dederechos humanos relacionados directamente a las nuevas tecnologías de la información y la comunicación (TICs) y su incidencia en la vida de las personas4.

En esta nueva etapa de la humanidad, las libertades y derechos se han introducido en el espacio digital lo que ha provocado que su reconocimiento y protección por parte del Estado constituya un verdadero reto por parte del sistema jurídico.

Dentro de la gama de derechos de cuarta generación se pueden citar5:
  • El derecho de acceso a la informática.
  • El derecho a acceder al espacio quesupone la nueva sociedad de la información en condiciones de igualdad y deno discriminación.
  • Al uso del espectro radioeléctrico y de la infraestructura paralos servicios en línea sean satelitales o por vía de cable.
  • El derecho a formarseen las nuevas tecnologías.
  • El derecho a la autodeterminación informativa.
  • Elderecho al Habeas Data y a la seguridad digital.
Conjuntamente con los nuevos avances tecnológicos se ha introducido en el mundo de los derechos humanos diversas formas de vulnerarlos que obligan a la ampliación de la protección de los derechos del ser humano. Esta transición de la humanidad desde la revolución industrial hasta nuestros tiempos ha generado cambios en el plano jurídico, social y político que exigen nuevas formas de protección.

Los derechos de cuarta generación están basados en la necesidad de asegurar a todos los individuos el acceso a las tecnologías de la información y la comunicación.  La tecnología surge por una necesidad y su fin no es otro que hacer más eficiente los recursos y hacer más fácil y practica nuestra vida cotidiana.

Observamos que el reconocimiento y  protección de los derechos de cuarta generación se encuentran reconocidos de forma tácita en nuestro compendio legislativo. Por ejemplo, el Código Penal dispone en su artículo 337 que “se castiga con prisión de seis meses a un año y multa de veinticinco mil a cincuenta mil pesos el hecho de atentar voluntariamente contra la intimidad de la vida privada, el o las personas que por medio de cualquiera de los procedimientos siguientes: 1.- Capten, graben o transmitan, sin el consentimiento de su autor, palabras pronunciadas de manera privada o confidencial; 2.- Capten, graben o transmitan, sin su consentimiento, la imagen de una persona que se encuentra en un lugar privado”. Fácilmente podemos comprender que el legislador está protegiendo la vida privada de las personas en cualquier aspecto de la dinámica social. De igual forma, el Proyecto de Reforma del Código Civil, contempla la incorporación de los contratos vía internet, con lo que se regula la actividad jurídica en el ciberespacio.

Siguiendo la misma línea, nuestra Constitución ya le ha dado un carácter fundamental a los derechos protegidos por la cuarta generación de derechos humanos, ya que estos sin importar la evolución de la sociedad siempre encajaran en la nuevas realidades políticas o tecnológicas, por ende debemos comprender que el derecho a la intimidad o a la información serán protegidos sin importar el medio por el cual fueron vulnerados, de ahí la certeza del apelativo “fundamental”  de estos derechos.

Ejemplos de derechos protegidos por la Constitución y contemplados en la cuarta generación de los derechos humanos:

Art. 43.- Derecho al libre desarrollo de la personalidad. Toda persona tiene derecho al libre desarrollo de su personalidad, sin más limitaciones que las impuestas por el orden jurídico y los derechos de los demás.

Artículo 44.- Derecho a la intimidad y el honor personal. Artículo 44.- Derecho a la intimidad y el honor personal. Toda persona tiene derecho a la intimidad. Se garantiza el respeto y la no injerencia en la vida privada, familiar, el domicilio y la correspondencia del individuo. Se reconoce el derecho al honor, al buen nombre y a la propia imagen.

Artículo 49.- Libertad de expresión e información. Toda persona tiene derecho a expresar libremente sus pensamientos, ideas y opiniones, por cualquier medio, sin que pueda establecerse censura previa.

En nuestra opinión, las prerrogativas consagradas en la  cuarta generación de derechos humanos responden a una necesidad provocada por la misma humanidad pero que por sí misma no tiene vinculación alguna con el carácter “esencial” bajo el cual han sido creados los derechos de primera, segunda y tercera generación que ya conocemos.

Es imprescindible que el derecho positivo evolucione conjuntamente con el hombre para que su aplicación en la resolución de conflictos sea efectiva, pero los derechos humanos son “esenciales” porque  tienen un carácter que se manifiesta en los principios mismos del ser humano, por lo que consideramos que se estaría desvirtuando el verdadero concepto de derecho humano al encasillar los derechos del ciberespacio dentro de esta categoría (cuarta generación de derechos humanos).

Muchos son los que piensan que los derechos de cuarta generación contribuyen con una vida digna porque les permite a las personas el acceso a la información de forma rápida, directa y segura, pero esta es una interpretación errónea del concepto de  vida digna.

Para que un derecho sea considerado como derecho humano debe tener una connotación tal en la vida de las personas que sin este la vida misma, el respeto a la dignidad y el desarrollo  de la personalidad se vean obstaculizados. El acceso al mundo digital solo busca mejorar las condiciones de vida, pero ello no implica que se trate de un elemento esencial para la misma. Son muchos los beneficios que obtenemos de la tecnología y es lógico que se le desee proteger pero tenemos que ser conscientes que la tecnología en si misma no soluciona todos nuestros problemas y así como soluciona algunos genera otros muchos más graves que los existentes.

En adición a lo expresado hasta el momento, consideramos que para un derecho adquirir la categoría de derecho humano debe poseer el carácter de ser imprescindible para el ser humano; De allí que no consideramos que la protección de los derechos de cuarta generación se adecuen a ese criterio. Actualmente son muchas las personas que no tienen acceso a  las TICs e incluso comunidades que prefieren vivir al margen de las mismas, sin que esto afecte su modo de vida y su concepción del bienestar.

Consideramos que lo recomendable es ampliar el rango de protección de las leyes ya conformadas para el resguardo de los derechos relacionados a la intimidad de las personas, el desarrollo de su personalidad, la libertad de asociación, el acceso a la información, etc., para garantizar la custodia progresiva de los derechos humanos a través de la historia.

La tecnología nos proporciona todo un abanico de posibilidades pero depende de nosotros mismos el uso que les demos y la dirección a la que encaminemos nuestros futuros estudios e investigación. La labor de los legisladores está en la creación de leyes adjetivas que regulen directamente estas nuevas formas de atentados contra los derechos humanos y evitar así las lagunas jurisprudenciales y doctrinales.

Por Ambar Graciano. Estudiante de Derecho de la Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra (PUCMM).  Pasante de investigación de Encuentro Jurídico.

NOTAS:

1 IGLESIAS GARZON, Alberto. Un Concepto Previo de Derechos Fundamentales. Instituto de Derechos Humanos Bartolomé de las Casas.
2ESTRADA LOPEZ, Elías. Derechos de Tercera Generación. Abogado y Docente en la Universidad Panamericana, campus Guadalajara.
3 Derechos de tercera generación. Publicado el 26 de noviembre de 2008. Disponible  en: http://derecho.laguia2000.com/parte-general/derechos-de-tercera-generacion#ixzz2FR4zq395
CORDERO, Albert y CHAVEZ RODRIGUEZ. Los Derechos fundamentales contenidos en el marco Jurídico que regula las telecomunicaciones del País después de la promulgación del Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos y sus leyes complementarias. Universidad de Costa Rica. Facultad de Derecho.
5 CORDERO, Albert Et. Al. Ob. Cit.  

Forma de citación sugerida: Graciano, Ambar. Los derechos humanos de tercera y cuarta generación. Encuentro Jurídico, 04 de enero de 2013.
- - -
Encuentro Jurídico no se hace responsable de los conceptos emitidos por sus colaboradores. Así mismo, se reserva el derecho de edición y publicación de los escritos recibidos. Queda prohibido reproducir total o parcialmente su contenido sin autorización previa, expresa y por escrito del Consejo Directivo o la persona de su Director. Derechos Reservados © 2013. 
Reacciones:
Categories: