Las razones del otorgamiento de asilo a Julian Assange

Posted by Encuentro Jurídico on 11:40 with No comments
El caso de Julian Assange, fundador y editor del controversial portal Wikileaks pareciera el libreto de una película de Hollywood o una novela de conspiración y persecución. Sin embargo, se trata de una situación real con un amplio crisol de consecuencias para los actores directos y para la comunidad internacional en el sentido más amplio.

Actualmente, Assange enfrenta varias acusaciones por parte de la fiscalía de Suecia por alegadas violaciones. En el ínterin del conocimiento de la acusación ante los tribunales suecos logro trasladarse a Reino Unido, donde mas tarde la justicia británica ordeno su extradición a Suecia, rechazando los alegatos de su defensa que afirmaban que Assange no tendría un debido juicio por causa de intereses políticos y presiones de los medios de comunicación. 

En una inesperada y arriesgada movida, el 19 de junio del presente año Assange se refugio en la embajada de la República del Ecuador en Londres, donde solicitó asilo diplomático. Tras varios meses en los que se estudio la petición y teniendo a Assange refugiado en la embajada, el gobierno ecuatoriano decidió acoger la solicitud. 

Esta decisión del Ecuador llama la atención y nos lleva a interrogarnos: ¿Por qué Julian Assange eligió este país? ¿Qué interés tiene el gobierno de Rafael Correa al otorgarle el asilo? A continuación intentaremos desde nuestra perspectiva dar posibles respuestas. 

La República del Ecuador tiene una conocida tradición de otorgar asilo y refugio internacional. De hecho, se trata de un reconocimiento constitucional, establecido en el Art. 41 de su carta magna (2008) que declara que: 
Se reconocen los derechos de asilo y refugio, de acuerdo con la ley y los instrumentos internacionales de derechos humanos. Las personas que se encuentren en condición de asilo o refugio gozarán de protección especial que garantice el pleno ejercicio de sus derechos. El Estado respetará y garantizará el principio de no devolución, además de la asistencia humanitaria y jurídica de emergencia.
Es así como el Ecuador se ha convertido en la nación con la mayor población de refugiados de América Latina, la mayoría son personas que huyen del conflicto armado colombiano, aunque también se han beneficiado personas de distintas partes del mundo. Según datos del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), hasta finales de 2011 Ecuador había recibido más de 150,000 solicitudes de asilo y reconocido más de 55,000. 

Es importante resaltar que mediante el Decreto N° 3.301 del 6 de mayo de 1992, el Ecuador ha incorporado las disposiciones contenidas en la Convención sobre el Estatuto de los Refugiados de 1951 y su protocolo de 1967, así como la definición ampliada de «refugiado» según la Declaración de Cartagena de 1984. De esta forma, además de la concepción contenida en la definición tradicional, el Ecuador reconoce como refugiados: a las personas que han huido de su país porque su vida, seguridad o libertad han sido amenazadas por la violencia generalizada, la agresión extranjera, los conflictos internos, la violación masiva de los derechos humanos y otras circunstancias que hayan perturbado gravemente el orden público.

Así encontramos la respuesta a la primera pregunta ¿Por qué Julian Assange eligió este país? Por su larga tradición de otorgamiento de asilo a refugiados y por adoptar el concepto ampliado de esa figura dentro de la que podía y finalmente se enmarco la situación particular de Assange según la interpretación dada por las autoridades ecuatorianas. 

Ahora bien, que el Ecuador aceptara la solicitud de asilo político lleva de trasfondo una razón política especial por encima de su tradicional acogida a refugiados y el interés de proteger los derechos del creador de Wikileaks.

El gobierno de Rafael Correa ha recibido duras críticas por parte de la opinión pública internacional y de la comunidad internacional por los choques que ha tenido con los medios de comunicación nacionales. De hecho, muchos acusan a su gobierno de coartar la libertad de prensa y opinión. Mientras que Correa se defiende alegando que los medios con los que ha habido conflictos forman parte de la oposición y que estos distorsionan las informaciones para presentar una mala imagen de su gestión. 

Las situaciones llegaron a un nivel tan intenso que los tribunales ecuatorianos conocieron de dos demandas interpuestas por el propio presidente Correa contra los diarios La Hora y El Universo. Asimismo entablo una demanda contra los autores del libro El Gran Hermano por supuestas calumnias. 

La demanda contra La Hora tuvo como principal fundamento legal el artículo 230 del código penal ecuatoriano que impone multas y hasta dos años de prisión para el causante que exprese "amenazas o injurias que ofendan al presidente”; Mientras que la demanda contra El Universo se baso en el artículo 489 del mismo código que define al delito de la injuria calumniosa como la "falsa imputación de un delito". 

Las reacciones nacionales e internacionales no se hicieron esperar. Human Rights Watch declaro que “las acciones del presidente Correa, destinadas a iniciar procesos penales contra sus críticos, constituyen una ofensiva directa contra la libertad de expresión”. La Organización de los Estados Americanos (OEA) y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos hicieron un llamado a eliminar los artículos del Código Penal sobre el desacato (230, 231, 232, 233), por considerar que constituyen violaciones a los derechos humanos. Los medios demandados recibieron un gran apoyo de otras medios nacionales e internacionales, gremios de periodistas y comunicadores y de una buena parte de la población ecuatoriana.

Para febrero del presente año, Rafael Correa decide perdonar a los acusados y desistir de los procesos en curso. 

Pero el daño a su gestión y sobretodo ante la comunidad internacional ya estaba hecho. Muy tarde cayo en cuenta de que el nivel de aprobación de su gestión disminuiría considerablemente, lo que indudablemente influye en su interés de ser reelegido como presidente en las elecciones de febrero de 2013. 

Así, encontramos la respuesta a la segunda interrogante ¿Qué interés tiene el gobierno de Correa al otorgarle asilo? Es una oportunidad de oro para limpiar su imagen internacional, otorgando el asilo a una persona perseguida por publicar informaciones sensibles de alegado interés público. Irónicamente se trata de proteger la libertad de expresión y la libertad de prensa por la que el gobierno de Correa ha sido criticado. 

Como podemos apreciar las buenas intenciones del Ecuador traen consigo más intereses que la mera protección de los derechos de Julian Assange. Y lastimosamente para este último la historia aun no tiene fin. 

Si bien le ha sido otorgado el asilo diplomático, Assange, necesita recibir un salvoconducto por parte de Reino Unido con el cual se garantice su traslado de Londres a Quito. 

Mientras tanto, la historia continúa.


Por Aníbal Mauricio.
Fundador y Director de Encuentro Jurídico. Abogado e internacionalista. Miembro del Consejo Dominicano de Relaciones Internacionales (CDRI) y del Centro Argentino de Estudios Internacionales (CAEI).

Forma de citación sugerida:
Mauricio, Aníbal. Las razones del otorgamiento de asilo a Julian Assange. Encuentro Jurídico, 17 de semptiembre de 2012.

- - -
Encuentro Jurídico no se hace responsable de los conceptos emitidos por sus colaboradores. Así mismo, se reserva el derecho de edición y publicación de los escritos recibidos. Queda prohibido reproducir total o parcialmente su contenido sin autorización previa, expresa y por escrito del Consejo Directivo o la persona de su Director. Derechos Reservados © 2012.
Reacciones: