El estudio de las ciencias políticas en el abordaje temático de un abogado constitucionalista en la República Dominicana*

Posted by Encuentro Jurídico on 20:12 with No comments


Este artículo será abordado mediante la utilización de impresiones sobre la importancia de un enfoque multidisciplinario como objeto de estudio. Específicamente a lo que concierne a la Política en el horizonte de la abogacía. Se hará desde lo descriptivo, sin adentrarse en los aspectos formales o informales acerca de lo que el gremio de abogados considere al respecto. Sino más bien, señalamientos particulares de la autora.

República Dominicana es un país caracterizado por un Estado de Derecho en evolución. Diversos procesos han marcado considerablemente el curso de la historia política nacional. Así también, múltiples acontecimientos sociales como una interpretación jurídica multidimensional de la realidad coyuntural del momento.

En ese sentido, no les queda de otra a los cientistas sociales tradicionales que pronunciarse al respecto. Aunque también es deber de los profesionales del Derecho, que por obligación rutinaria se ven compelidos a trabajar sobre la regulación prevista por el Estado. 

Dicho esto, y entendiendo que la política en República Dominicana, como en todos los países del mundo, se encuentra atada al desarrollo multi e interdisciplinario en el escenario social. Por ende, puede profundizarse en la importancia de la incursión de los abogados en el ámbito. 

Sin embargo, no todos los abogados dirigen su trabajo de manera específica al abordaje de la política como tal. Este documento se refiere al profesional que se preocupa por el devenir de la administración pública y al que persigue una gobernabilidad democrática mediante los instrumentos adecuados. Específicamente, al abogado de derecho público que considera la gobernabilidad democrática como uno de los fines del Estado Democrático. Indudablemente, campo de la ciencia política. 

La ciencia política desarrolla su campo de estudio tanto en la teoría como en la práctica. Describe sistemas y comportamientos políticos. Profundiza en la relación de la sociedad con el Estado vía los Gobiernos. También, localiza las estrategias administrativas de acuerdo al pensamiento social de las épocas. Incuestionablemente, la ciencia política es una disciplina caracterizada por su amplio ámbito ejecutorio.

Precisado lo anterior, se revela la relación de las ciencias políticas con la vocación pura de la Constitución de un país. La vinculación entre ambas se explica en un aspecto, en la medida que se plantean dos enunciados: el derecho como instrumento de la política, y la Constitución como instrumento jurídico cúspide en la estructura jerárquica del derecho interno.

El derecho como instrumento de la política enuncia que el ejercicio de los líderes se encuentra sujeto a vías y direcciones reguladas por la ley. Sin embargo, ubica al derecho como una consecuencia de la mera existencia de la política. Dicho esto, se entiende que las leyes y sus respectivas interpretaciones de ellas, tienen como objetivo servir de contención a la sociedad y a quienes la representan.

En este sentido, es necesario entender que, si bien, la política necesita el derecho para su ejecución organizada, no necesita de éste, para persistir ideológicamente. No obstante, lo dicho anteriormente conecta con un área filosófica de estas dos disciplinas. ¿Podrían concretarse en el tiempo sin su interacción? Sin ánimos de reducir la cuestionante planteada, podría una, semejarse a la construcción gráfica de un pensamiento y la otra, a la estructura que la sostiene. 

Por su parte, la Constitución como instrumento jurídico cúspide del derecho interno tiene a su cargo la construcción del armazón estatal. La institución de los Poderes Públicos, la aplicación de los mecanismos de control, la definición y alcance de las funciones del Gobierno, la encarnan en términos formales como la autoridad. 

La Constitución como documento preceptor, es la responsable de plantear el uso de la democracia como sistema. Desde luego, la democracia como objetivo de Gobierno puede que se vea parcialmente dimitida o abortada completamente, en algunas ocasiones. (No es el caso que interesa, ya que la profundización de este aspecto, implica la realización de otra reflexión). 

No obstante, la democracia como objetivo de la Constitución -aunque bajo una percepción ilusoria de cumplimiento perfecto -se encuentra obligada a construirse día a día utilizando herramientas políticas depuradas. Entiéndase la democracia como un medio y un fin, al mismo tiempo. 

Por un lado, se indica la democracia como un medio, ya que es la vía instituida en la actualidad para el alcance de los objetivos de la administración pública. Así también porque es la oferta de obligatoria aceptación que brinda el Estado actual a sus ciudadanos.

Por otro lado, es vista como un fin, porque desde un horizonte prospectivo la democracia es un proceso dinámico, en constante cambio. Sin embargo, no pueden obviarse los avances democráticos del presente. De hecho, cuando se refiere al tema es imperativo reconocer sus adelantos. En primer lugar, porque no existe lucha por la democracia sin manifestaciones, al menos constitutivas, de ella. En segundo lugar y no menos importante, porque la democracia es el único sistema que garantiza la aplicación de la Justicia Social.

Descrita la democracia como el sistema instituido en la Constitución, dadas la múltiples virtudes que posee, se describe por si mismo el campo de estudio del Derecho Constitucional. 

El Derecho Constitucional estudia y analiza las leyes y estructuras fundamentales que definen un Estado. Por tanto, lo relativo a la forma de gobierno, los derechos fundamentales, la regulación de los poderes públicos y la garantía de acceso a éstos de los ciudadanos, es una de sus encomiendas.

Quien estudia y/o ejerce derecho constitucional tiene como objeto indirecto, la comprensión de las relaciones de poder. En tal sentido, las reflexiones que se susciten como resultado de investigaciones científicas, son un gran aporte a ambas disciplinas sociales. 

En República Dominicana, el ejercicio de la política se encuentra condicionado. Es natural que lo mismo suceda en otros países, pero la naturaleza de los condicionamientos de manera comparada no interesa en este documento. En cambio, sí incumbe la visión de la Ciencia Política en el país, desde diferentes esferas del conocimiento: Desde los partidos políticos, desde la función congresual y desde la interpretación de la Academia.

A partir de los partidos políticos, se desglosan algunos interesantes temas de investigación, como la democratización interna de los partidos políticos. A partir de aquélla, observar cómo se proyectan estas dinámicas en la configuración del poder. Y por último, la incidencia de los partidos políticos en la gestión de gobierno. Si bien transitan las ciencias políticas en los procesos mencionados, también lo hace el derecho electoral como rama de las ciencias jurídicas. En resumen, este doble abordaje conecta lo jurídico con lo político, lo social con lo administrativo, la democracia con el derecho constitucional.

Así mismo, podría indicarse la relación entre las ciencias políticas y el derecho en el caso de la función congresual. Quienes toman las decisiones en las mociones legislativas no son nada más y nada menos que aquéllos que fueron sujeto de la democratización interna de los partidos políticos. Su labor no es otra que entender de leyes y regular normativamente el Estado, labor que, incuestionablemente, no es fácil. 

Elaborar leyes, mediante la consideración de propuestas, el sometimiento de proyectos y las aprobaciones, vetadas o no, responden directamente a la interpretación de la realidad de un actor político. Es importante indicar que en el momento en que un representante de un partido político es sometido a escrutinio interno en su partido, adquiere responsabilidad institucional. Pero en el momento en que es sometido ante la ciudadanía, su carácter anónimo pasa el olvido y tiene una responsabilidad de Estado. 

Este político proviene de un partido, pero al mismo tiempo, construye la ley. En el momento en que las funciones partidarias se interceptan con sus labores legislativas, se produce un nexo entre las ciencias jurídicas y políticas, lo que ocurre permanentemente.

En cuanto a la Academia como conglomerado de enfoques teóricos, círculos de pensamiento e intelectuales destacados, se ve compelida a ilustrar con prestigio, elegancia y distinción sobre las ciencias políticas. Ya sea desde la perspectiva de que la cualidad de político es indivorciable de la persona. O desde el intento de liderar la colectividad entendiendo los pormenores sociales.

Finalmente, se infiere que el derecho constitucional se fortalece en la medida que la ciencia política busca su perfeccionamiento. Lo que lleva a una reinterpretación de las ciencias políticas en la República Dominicana. Pero también se puede colegir que el derecho constitucional amolda el accionar político a las leyes y a los mecanismos de control. Lo que deviene en una reconfiguración del pensamiento dominicano. 

Dicho esto, es eminente un nuevo enfoque de las ciencias políticas y del derecho. Lo mismo ocurre para el derecho constitucional y quien lo representa mediante su ejercicio cotidiano.


Por Diana Perez Rubiera. Investigadora invitada. Abogada egresada de la Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra (PUCMM). Especialista en Derecho constitucional y derechos humanos.

Forma de citación sugerida:
Perez Rubiera, Diana. El estudio de las ciencias políticas en el abordaje temático de un abogado constitucionalista en la República Dominicana. Encuentro Jurídico, 09 de octubre de 2009.

- - -
Encuentro Jurídico no se hace responsable de los conceptos emitidos por sus colaboradores. Así mismo, se reserva el derecho de edición y publicación de los escritos recibidos. Queda prohibido reproducir total o parcialmente su contenido sin autorización previa, expresa y por escrito del Consejo Directivo o la persona de su Director. Derechos Reservados © 2009.

Reacciones: