Breves reflexiones sobre el Método de Casos y la enseñanza del Derecho Constitucional en Latinoamérica.

Posted by Encuentro Jurídico on 10:17 with No comments

El Derecho como una disciplina reguladora de conductas, según destaca Witker, está sometido a diversos cuestionamientos, discusiones que confrontan a las ciencias sociales en general en este nuevo siglo (renovación científico-tecnológica, nuevos conceptos estratégicos como Estado, soberanía, posmodernidad, etc.) Por ende, se requieren nuevas respuestas de la enseñanza del Derecho que, en definitiva, permitan socializar al estudiante e incentivar un sentido crítico para convertirlo en un mejor profesional. En dicha socialización, el Derecho Constitucional desempeña un importante rol en cuanto le permitirá al estudiante identificar los valores e ideologías existentes en un país y también lo habilitará a realizar una contextualización sociopolítica adecuada de los nuevos fenómenos. A la pregunta de cómo podría mejorarse la actual enseñanza del Derecho Constitucional pensamos que las respuestas son interminables, pero en este pequeño trabajo exploraremos una respuesta que deviene de la aplicación del Método de Casos en la enseñanza del Derecho Constitucional y sus aportes.

Diferencias de la enseñanza del Derecho

Mucho se ha escrito sobre las diferencias entre la enseñanza legal de las facultades de Derecho del mundo anglosajón de las de Latinoamérica. En general, se entiende que las primeras enseñan los rudimentos del oficio de abogado con ayuda del Método de Caso. El Derecho no es visto ni presentado con ojos de profesor de Derecho sino con ojos de abogado. 

Las facultades de Derecho que siguen el modelo continental europeo tienen una modalidad más tradicional con una visión verticalista (y autoritaria si se quiere) de la clase, donde el profesor ocupa un lugar central, activo y los estudiantes, conllevan un papel pasivo de seguimiento de la clase, con cero o casi mínima participación. 

Un denominador común que se encuentran en los textos que se dedican a la temática, permiten asegurar que la enseñanza universitaria en el campo del Derecho en parte de nuestro continente, no transmite la metodología de trabajo del futuro abogado, y en especial, el Derecho no se le presenta en ninguna de las perspectivas que permiten verlo en un contexto práctico. 

Coincidimos plenamente con el Profesor Fix Zamudio en que no hay una contradicción en ambas metodologías de enseñanza jurídica, sino que deben combinarse concienzudamente en el trabajo docente de manera equilibrada. Es más, pensamos que un paso interesante puede devenir de la inclusión del Método de Casos en los programas de Derecho. 

Debe destacarse que cualquier aplicación de metodologías nuevas requiere la aplicación gradual y progresiva y que en ningún momento el Método de Casos reemplaza a la clase teórica. 

Inicios del Método de Casos

El método de casos (case method) fue desarrollado desde 1870 en la Escuela de Derecho de la Universidad de Harvard por el profesor y Decano Christophorus Columbus Langdell. La tesis central consistía en enseñar Derecho exclusivamente a través de sentencias judiciales de apelación acompañado de la discusión en clases, a fin de que mediante el uso del método se descubriera de un modo científico, principios del Derecho; como consecuencia de la adopción por Harvard, el método fue seguido por el resto de las escuelas de Derecho en EE.UU. desde finales del siglo XIX. 

Etchichurry explica los tres componentes principales del Método de Casos, estos son: el libro de casos de Derecho; el dialogo socrático en la clase y la evaluación final escrita. En especial se destaca el libro de casos que es una colección de sentencias de tribunales superiores, reunidas por un profesor reconocido en la disciplina determinada . 

Algunos aportes del Método de Casos a la enseñanza del Derecho Constitucional

1.- El Método de Casos destaca la argumentación como el núcleo de la labor jurídica. Aquí la necesidad de mostrar los mejores argumentos que relacionen el caso concreto con la Constitución, resultan de especial interés para las partes que deben mostrar sus ‘mejores armas’ en los momentos procesales que los habilitan. 

2.- El manejo de casos permite identificar los conflictos de intereses que en todo caso se presentan (hasta los más simples los tienen). En algunas situaciones dichos conflictos reflejan las diversas posturas ideológicas que conviven en la sociedad y que el Poder Judicial es llamado a dirimir. El Derecho Constitucional está familiarizado con estos conflictos e intereses diversos que en una sociedad pluralista y democrática constituyen una gran riqueza. 

3.- Los casos judiciales ayudan a desentrañar la ideología empleada por el Juez para resolver el caso. Aquí la imagen que a veces se ha querido difundir de la magistratura como una tarea ‘mecánica’ en que el juez aplica la norma a un caso concreto y nada más, empieza a difuminarse y un juez más terrenal, va emergiendo en base a la práctica del Método. En la tarea de dirimir un caso, el Juez toma decisiones seleccionando entre los argumentos planteados por las partes, los mejores según su perspectiva, sus valores y opiniones políticas. Y también toma decisiones en base a sus propias convicciones. 

4.- El estudiante se familiariza con los roles que desempeñan los distintos operadores del sistema legal de un país, donde cada uno tienen funciones distintas. 

5.- Los estudiantes logran tener contacto directo con el Derecho viviente y vigente en un Estado. Las decisiones judiciales tienen una importancia relevante dentro de un sistema jurídico dado que cuentan con el poder del Estado por atrás. 

6.- La práctica del Método de Casos suma otro aporte interesante a la formación jurídica al entrenar al estudiante en la identificación de las normas utilizadas para la resolución del caso, sean ellas supranacionales, constitucionales, legales, y por ultimo, reglamentarias, todas aplicadas por el Juez al caso concreto. 

7.- Los casos igualmente muestran al estudiante el ámbito extrajurídico en que se desarrolla el caso; dicho en otras palabras, la estrecha relación que debe tener el Derecho con otras disciplinas. 

8.- Otro aporte del Método de Casos es que permite desarrollar el sentido analítico y crítico del estudiante, tan ausente en el método tradicional de exposición o cátedra que hemos nombrado. 

A modo de conclusión

Formar profesionales que puedan ‘creativamente’ hacer frente a los desafíos constantes de la profesión, es un reto mayor que repetir libros de texto y que puede representar un mayor esfuerzo para las facultades de Derecho. 

Creemos que el Método de Casos puede colaborar para que los estudiantes desarrollen sus propios esquemas para realizar la crítica y aplicar los conceptos teóricos a los casos judiciales y a las nuevas realidades que deban enfrentar. 

En definitiva, debe formarse profesionales del Derecho que puedan interpretar textos constitucionales que creemos deben tener vocación para los cambios. De este modo, se espera lograr que los valores constitucionales fundamentales de rango superior inunden todo el orden jurídico y se logre que la Constitución cuente con el apropiado consenso y que la adhesión de la comunidad se vea siempre renovada. 


Por Andrea Lucas Garin. Investigadora invitada. Colaboradora internacional de Encuentro Jurídico. Abogada de la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional de Córdoba. Especialista en Derecho Público de dicha Universidad. Máster en Derecho Internacional de la Universidad de Heidelberg y Universidad de Chile. Coordinadora Académica del Master en Derecho Internacional, Inversiones, Comercio y Arbitraje y Profesora del Heidelberg Center para América Latina.

Notas de referencia:

[1] “Docencia crítica y formación jurídica” en el libro “Antología de estudios sobre la enseñanza del derecho” Witker, Jorge (compilador) Instituto de Investigaciones Jurídicas Serie J: Enseñanza del Derecho y Material Didáctico, núm. 1. México, 1995, pág. 221/222. 
[1] Carrio, Genaro. “Cómo estudiar y cómo argumentar un caso”. 2ª Ed. Abeledo Perrot. Buenos Aires, 2009, pág. 28 y ss.
[1] “Metodología, Docencia e investigación Jurídicas”. Editorial Porrúa, 14ª Edición, México, 2007, pág. 372 y ss.
[1] Etchichury, Horacio. “Por un método crítico de casos” en el libro “Derecho a la vida. Un análisis desde el método de casos" (Andrés Rossetti; Magdalena Alvarez Compiladores). Editorial Advocatus. 1era Edición. Córdoba, República Argentina, 2005, pág. 53 a 55.
[1] Bayless Manning lo describe a los primeros libros de casos como “...1.000 páginas de recortes sobre 500 años de pronunciamientos judiciales en Inglaterra y en Estados Unidos”. “La enseñanza jurídica norteamericana evolución y cambios: tres modelos” en el libro “Antología de estudios sobre la enseñanza del derecho” Witker Jorge (compilador) Instituto de Investigaciones Jurídicas Serie J: Enseñanza del Derecho y Material Didáctico, núm. 1. México, 1995, pág. 64. 

Forma de citación sugerida:
Lucas Garin, Andrea. Breves reflexiones sobre el Método de Casos y la enseñanza del Derecho Constitucional en Latinoamérica.Encuentro Jurídico, 19 de octubre de 2009.

- - -
Encuentro Jurídico no se hace responsable de los conceptos emitidos por sus colaboradores. Así mismo, se reserva el derecho de edición y publicación de los escritos recibidos. Queda prohibido reproducir total o parcialmente su contenido sin autorización previa, expresa y por escrito del Consejo Directivo o la persona de su Director. Derechos Reservados © 2009.
Reacciones: