La importancia del Derecho comparado a través de la historia

Posted by Encuentro Jurídico on 14:23 with No comments

La evolución constante de las colectividades ha traído consigo el desarrollo mismo de sus normas reguladoras, cada una atendiendo a su realidad social, política y económica, no obstante esbozarse parámetros generales que satisfacen en gran medida, a gran número de ellas. Fue en la “Gran Revolución agrícola” del período Neolítico cuando la especie humana comenzó a vivir en comunidades asentadas, a organizar ciudades, iniciando con ello el proceso acumulador de bienes materiales así como también las primeras prácticas de comercio. De esto se infiere la necesidad de fijar como reglas ciertos patrones de conducta que regulen las interacciones sociales.

Durante este proceso de implantación del nuevo modelo de vida humana conocido como civilización, no se alude a instrumentos formales de derecho internacional, ni a sistemas jurídicos como tales, pero sí al inicio de su construcción, que se iría consolidando en las antiguas potencias económicas. Podríamos ser más específicos y referirnos sociológicamente a esos patrones como parte de las normas informales que han de motorizar el desarrollo de las Ciencias Jurídicas. Cada civilización se circunscribía a su cultura, invocándose una lucha por conquistas de poder, tierras, e imposiciones de una sobre la otra.

El título del presente escrito, conlleva la evaluación de distintos elementos, principalmente históricos, para así comprender el verdadero sentido de nuestra tesitura; por lo que nos vemos compelidos a explicarlo de manera sucinta, no sin antes precisar que desde siempre la comparación ha resultado como una beneficiosa retórica, indistintamente de que su uso recaiga sobre elementos científicos o puramente especulativos.

Activas invasiones caracterizaron a las antiguas civilizaciones, donde se destacaba una constante adaptación de los pueblos invasores a los adelantos de los antecesores. Factor determinante fue que las ciudades se convirtieron en puntos principales del desarrollo político, económico, social, cultural y religioso. La estructura social basada en el poder económico y los grandes ejércitos que respondían a los intereses de lucha de cada pueblo también eran factores. Sin embargo, se podría plantear que la existencia de sistemas jurídicos – no en su naturaleza, sino en su vigencia y preeminencia – ha sido desde la antigüedad directamente proporcional al poder; deduciéndose la razón por la cual siempre éstos sistemas han correspondido a las civilizaciones más poderosas, sea por su poderío militar, económico o científico.

En el caso de los Pueblos Mesopotámicos, la actividad invasora de los sumerios llevó a que se apropiaran y poblaran el sur de Mesopotamia durante el cuarto milenio antes de Cristo. Con el desarrollo del comercio expandieron sus fronteras hasta Asia Menor, el Sur de Rusia y la India. Esto produjo que hicieran suya una práctica muy afinada con el Derecho, que al predicar la exactitud de sus operaciones comerciales, documentaban cada negocio. Los Acadios, invadiendo a los Sumerios se sometieron al legado cultural, económico y de distinta índole que habían desarrollado los Sumerios. La invasión de los Babilónicos causó la fragmentación de los pueblos Mesopotámicos, a pesar de que el legado jurídico de estos es de valor inmenso. El Código Hammurabi del “ojo por ojo, diente por diente”, conformado por 282 leyes y decretos, consideradas drásticas que hasta la Pena capital establecían, forman parte de ese legado. Por otro lado, la conquista de Mesopotamia por los Asirios se caracterizó por establecer un imperio en base al terror la violencia, y con normas Tributarias excesivas.

Luego de una u otra invasión (conflictos característicos de la propia naturaleza bélica de esos pueblos) finalmente Alejandro Magno terminó conquistando la Mesopotamia Babibilónica, donde instaló su Corte. Ese gran desarrollo comercial originó en sí el derecho comercial así como también, con los Babilonios el Código Hammurabi constituía el primer Código de leyes escritas.

En cuanto a los egipcios, la voluntad de ley del Faraón y la Monarquía Teocrática impidió un extraordinario avance Jurídico, a pesar de sus grandes desarrollos en otras áreas que sirvieron de sustento a civilizaciones posteriores. En la India se asumió gran parte del aporte del derecho comercial que facilitaron los Sumerios. Los Griegos tuvieron mucha actividad jurídica dado al vínculo intrínseco que ésta tiene ésta con la Política. Es por ello que la Justicia y el Derecho fueron bien ampliados por esta civilización, la cual según Voltaire “alcanzó la perfección”, así como también un gran esplendor durante su Helenismo, a pesar de que el Derecho no fue el renglón más destacado de esta Civilización.

Por el contrario Roma tuvo la más destacada actividad jurídica con sus Instituciones y la visión de Justiniano. Del derecho Romano deriva considerablemente nuestro ordenamiento jurídico, sus aportes estructurales y sustanciales son irrebatibles. Legado como la Ley de las XII tablas, instituciones jurídicas, escuelas de pensamiento jurídico, códigos y demás, son insoslayables para determinar el curso de los Sistemas Jurídicos.

Todo lo anteriormente desglosado, aunque de manera somera, indica la importancia de comparar entre uno u otro derecho, pues resulta evidente que si bien finalmente se pudieron delimitar sistemas diversos, queda claro que en el curso de la historia de cada civilización, hubo componentes de una sobre la otra, que marcaron considerablemente la esencia jurídica de las mismas. Las activas invasiones no cesaron entre los Mesopotámicos, ni mucho menos las de Griegos y Romanos, mientras tanto el comercio seguía un progresivo desarrollo. En estos pueblos y sus actividades comerciales subyacen los orígenes mismos de los Sistemas Jurídicos que se han venido expandiendo y desarrollando hasta nuestros días. El intenso afán colonizador, imperialista y de conquista, nos hace ponderar la tesis de que los Sistemas partieron de las invasiones y la expansión de imperios, pasaron por un proceso de nacionalización y adaptación, para volver a un nuevo proceso de globalización o tendencia hacia la universalización.

Determinar los aportes de cada pueblo sobre los otros, se hace comparando los elementos que existían con los que se añadieron, así como cuando una civilización invasora asumía aspectos del orden normativo existente en el pueblo que invadía, lo cual hacía practicando un ejercicio comparativo elemental. Compartiendo ideas de René David, en términos contemporáneos la importancia radica en que no se puede “pretender encerrar la ciencia jurídica dentro de las fronteras de una estado y querer exponerla o perfeccionarla sin tomar en cuenta la teoría y la práctica extrajeras, pues no significa otra cosa que limitar las potencialidades del jurista para el conocimiento y la acción”, siendo atinado añadir que subsidiariamente limita las potencialidades de los Pueblos.

En otra vertiente, los sistemas jurídicos son conjuntos dentro de las ciencias fácticas, que a su vez reúnen una serie de caracteres indispensables y determinantes que Mario Bunge desglosa, entre los que están que i) el conocimiento científico es comunicable; ii) la ciencia es abierta. Estos ejes de la ciencia tienen como fin que todo individuo tenga acceso a las conclusiones de la ciencia con el objetivo primordial de refutar lo establecido por ella, ya que para la comunidad científica tiene más valor una verificación que invalide un saber científico, que mil verificaciones que lo confirmen. Esto nos indica que la comparación viene a ser un elemento de la verificabilidad de la “scire[1]”. También lo es el empirismo, que Bunge ha considerado como fuente del saber científico y método de validación. Esto nos indica que con la experimentación y las experiencias de otras colectividades se abarca una de las esferas del conocimiento científico.

Entendemos que además de todo lo expuesto, la misma esencia de una comparación induce a su razón de ser, pues practicar una comparación, es necesariamente hacer relucir semejanzas y diferencias, de ahí se aprecian ventajas y desventajas que complementadas con las ideas de René David, lograría tanto el perfeccionamiento del derecho nacional, como también armonizar el derecho internacional. De ahí la necesidad planteada de internacionalizar el derecho, que más que una técnica se consolide principalmente como una ciencia. Ya resulta axiomático que la aldea es global, y por ende las analogías son necesarias para comprenderlo todo, y más las cuantificables disposiciones normativas que abundan los ordenamientos jurídicos.

La comparación de sistemas de derecho, sistemas jurídicos o familias del derecho es parte objeto del Derecho Comparado. Como se puede apreciar, de estas civilizaciones que hemos detallado es que han surgido algunas de las familias romano-germánica, del Common Law y de los derechos socialistas, quedando evidenciado que su concepción misma apunta a la comparación como medio de su comprensión misma. Entendemos que ha quedado demostrada la importancia que tiene la comparación de sistemas jurídicos, asimismo las razones suficientes que la sustentan. No es tan solo comparar, sino hacer el ejercicio comparativo con miras a lograr los objetivos del Derecho Comparado que compartimos con el profesor René David.


Por Ernesto Guzmán Alberto. Investigador junior. Estudiante de Derecho de la Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra (PUCMM). 


Notas de referencia:

[1] Término que significa Ciencia.

Bibliografia: 

- René David: “Los Grandes Sistemas Jurídicos Contemporáneos” Editorial Aguilar. Madrid. 1967. 
- Cátedras de Historia de la Cultura Occidental del Prof. Juan Rodríguez Casacó.
- Rascón García, César. "Síntesis de historia e instituciones de derecho romano". Madrid: Tecnos, 2006.
- Introducción al estudio del Derecho Comparado. Sarfatti, Mario. www.bibliojuridica.org
- Enciclopedia Libre Wikipedia. es.wikipedia.org

Forma de citación sugerida:
Guzmán Alberto, Ernesto. La importancia del Derecho comparado a través de la historiaEncuentro Jurídico, 05 de agosto de 2009.

- - -
Encuentro Jurídico no se hace responsable de los conceptos emitidos por sus colaboradores. Así mismo, se reserva el derecho de edición y publicación de los escritos recibidos. Queda prohibido reproducir total o parcialmente su contenido sin autorización previa, expresa y por escrito del Consejo Directivo o la persona de su Director. Derechos Reservados © 2009.
Reacciones:
Categories: