El Derecho comercial y la seguridad jurídica en nuestros días

Posted by Encuentro Jurídico on 19:08 with 2 comments

Con el advenimiento de la revolución industrial y la doctrina liberalista de Smith, las sociedades dieron grandes cambios. El derecho por su parte, siendo expresión de la soberanía popular, así como marco regulador de las relaciones entre los individuos, adecuó también su existencia a un nuevo orden legal. En efecto, en los últimos años las codificaciones comerciales nacionales han experimentado mucho crecimiento debido a todos los ámbitos del comercio que el legislador ha procurado regular. Esto por un creciente auge de la industria y una mejora sin precedentes de los proceso de manufactura. Todo lo anterior de la mano de una explosión tecnológica que ha irradiado frontalmente el desarrollo del comercio.

Los bloques comerciales

Este crecimiento astronómico del comercio mundial ha generado un escenario completamente nuevo para los ordenamientos jurídicos nacionales. A tal punto, que existe una tendencia de unificación de legislaciones mediante bloques comerciales que permitan mayor facilidad y menos obstáculos en el libre flujo de mercancías y divisas. Es por esto, que observamos el crecimiento de la Unión Europea, el MERCOSUR, y los tratados de libre comercio y su creciente influencia sobre las economías en desarrollo del mundo. El caso de la Unión Europea es particular debido al grado de integración que han logrado sus miembros mediante la unificación de 25 codificaciones comerciales distintas en una sola aplicable a todos. En ese tenor, la misma tiene el mérito de crear un mercado único mediante un sistema de leyes que aplica a todos los Estados miembros, garantizando la libertad de movimiento de la gente, los bienes, los servicios y el capital.[1]

Por otro lado, tenemos los casos del NAFTA, y el CAFTA que en contrapeso al logro europeo, han integrado los mercados latinoamericanos con el norteamericano mediante una exención arancelaria de los impuestos aduanales y otras ventajas preferenciales. Dichos acuerdos, han revolucionado las diversas legislaciones comerciales de los países que lo integran producto de la seguridad jurídica que exigen los inversionistas y las empresas extranjeras. Este es el caso de la Republica Dominicana que ha debido legislar arduamente en muchas áreas de su ámbito jurídico a los fines de adecuarse a lo establecido en el tratado de libre comercio con Estados Unidos y Centroamérica.

Es por todo lo anterior, que los legisladores han centrado su atención en posicionar nuestro ordenamiento en una posición vanguardista que permita regular eficientemente las relaciones comerciales y el flujo de capitales mediante un justo balance entre ingresos fiscales y flujo de divisas. En ese tenor, es precisamente la palabra regulador, la que utilizamos porque esa es la esencia de un sistema económicamente liberal: reducir al mínimo la injerencia estatal en las relaciones entre individuos, y más específicamente, entre comerciantes. Es por todo lo anterior, que se ha tornado tan difícil para la doctrina encontrar una definición para el Derecho Comercial que conceptualice universalmente todas las características que rodean a tan complicada rama legal.

En búsqueda de una definición concisa

En nuestro proceso de investigación encontramos diversos autores que enfocan la conceptualización del Derecho Comercial desde diversos puntos. Esto debido a una dicotomía entre el derecho común y el derecho comercial que se enfrentan en categorías históricas antes que categorías ontológicas[2]. Así mismo, es menester señalar que muchos autores no escapan al aspecto político de la economía (liberalismo económico vs. control estatal) y el comercio para definir la materia del Derecho Comercial. Este es el caso de Álvaro de la Helguera quien acuciosamente señala que el comercio en su sentido jurídico no es otra cosa sino el conjunto de los actos intermedios entre productores y consumidores que, ejercidos habitualmente con el propósito de la especulación, promueven o activan la circulación de la riqueza[i], a los fines de eficientizar la actividad comercial. Como vemos, el concepto otorgado por Helguera no escapa a ese matiz político y antagónico entre la ultra derecha y la ultra izquierda. Es por tanto, que decidimos estudiar otros conceptos más objetivos y menos parcializados.

Es así como encontramos que Alfredo Rocco esboza una idea más acabada al sostener que el Derecho Comercial es un conjunto de normas jurídicas reguladoras de relaciones entre particulares, nacidas de la industria comercial o asimiladas a estas, en cuanto a su disciplina jurídica y ejecución judicial[3]. La anterior definición comprende un radio de alcance mucho más amplio que definiciones dadas por otros autores como Guyenot o Ripert, quienes se limitan a dar un concepto universal y somero que trata de alcanzar un amplio contenido pero realmente abarcan poco. Sin embargo, por entender que la posición de Rocco hace un énfasis muy marcado en el aspecto etimológicamente económico de la palabra comercio, que a nuestro juicio es muy restricto, nos inclinamos más por la posición de Ubaldo Gómez Hijo quien establece que el Derecho Comercial es un conjunto de normas destinadas a regir las relaciones jurídicas que se derivan del comercio y a resolver los conflictos que surgen entre comerciantes, en ocasión de los actos que en el comercio se realizan[4]

La vanguardia legal y el reto del legislador

Habiendo reflexionado someramente la importancia del derecho comercial así como las diversas posiciones doctrinarias, solo nos queda recordar la importancia del vanguardismo jurídico en la consecución de convenios comerciales que privilegien economías en desarrollo como la nuestra. Hoy más que nunca debemos empezar a pensar en la trascendental importancia que tiene la seguridad jurídica para el comercio tanto interno como externo y la misma solo la conseguiremos en la medida en que se consoliden las instituciones Estatales encargadas de regular y fiscalizar el flujo de inversiones y divisas.

Sumado a lo anterior nosotros, la Republica Dominicana, debemos jugar un rol activo en la arena internacional no solo en asuntos políticos y humanitarios, sino más bien, en materia comercial. Nunca olvidemos que el secreto de los tigres asiáticos yace en la disciplina fiscal y la seguridad jurídica para los extranjeros.


Por Emil Elías Chireno Haché. Investigador Junior. Estudiante de Derecho de la Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra (PUCMM).

Notas de referencia:

[1] Para mas información refiérase a: ‘The EU Single Market: Fewer barriers, more opportunities’ en http://ec.europa.eu/internal_market/index_en.htm.
[2] Iniciación al estudio del Derecho mercantil. Ascarelli.. Pág. 90.
[3] Alfredo Rocco. Principios de Derecho Mercantil. Pág. 3.
[4] Derecho Comercial. Manuel Ubaldo Gómez Hijo. Pág. 2
[i] El Comercio y sus leyes. A. De la Helguera. Pag. 12

Bibliografía:
  • ‘The EU Single Market: Fewer barriers, more opportunities ‘. Introducción.
  • Iniciación al estudio del Derecho mercantil. Ascarelli. Pág. 90
  • Principios de Derecho Mercantil. Rocco, Alfredo. Pág. 3.
  • Derecho Comercial. Ubaldo Gómez Hijo, Manuel. Pág.2.
  • El arrendamiento financiero (leasing) en el derecho mexicano. Una opción para el desarrollo. León Trovar, Soyla. Instituto de investigaciones jurídicas de la Universidad autónoma de México. Serie 1. Pág. 41
  • Diccionario de referencia de la Bolsa de valores de Madrid: www.bolsamadrid.es/esp/bolsamadrid/cursos/dicc/l.asp

Forma de citación sugerida:
Chireno Haché, Emil Elías. El Derecho comercial y la seguridad jurídica en nuestros díasEncuentro Jurídico, 02 de febrero de 2008.

- - -
Encuentro Jurídico no se hace responsable de los conceptos emitidos por sus colaboradores. Así mismo, se reserva el derecho de edición y publicación de los escritos recibidos. Queda prohibido reproducir total o parcialmente su contenido sin autorización previa, expresa y por escrito del Consejo Directivo o la persona de su Director. Derechos Reservados © 2008.
Reacciones:
Categories: