Análisis de los artículos 321 al 329 del Código Penal Dominicano

Posted by Encuentro Jurídico on 1:19 with 2 comments
Introducción

Así como existen circunstancias agravantes legales y judiciales, hay en nuestro Derecho Penal circunstancias que en vez de agravar, atenúan la pena o impiden su aplicación, como también aquellos casos que no pueden ser excusados.

En su libro “Notas de Derecho Penal Dominicano” el Lic. Leoncio Ramos, define las excusas de la forma siguiente: 
“La excusa es una circunstancia accidental que se une a los elementos constitutivos generales y especiales de la infracción, y tiene como efecto, ya sea atenuar la pena, ya impedir que esta sea impuesta al prevenido.”[1]
Hay que resaltar en torno a las excusas el hecho de que en virtud del Art. 65 del Código Penal, el juez no tiene poder para crear las excusas, pues estas están determinadas por la ley; mientras que las absolutorias tienen por efecto, no declarar que el hecho no ha sido cometido, ni que su autor no es culpable, sino que, a pesar de ello, no le debe ser impuesta la pena determinada por la ley.

Mientras tanto, y en contraposición, los casos que no pueden ser excusados nunca podrán ser objeto de circunstancias atenuantes.

Análisis de los artículos

Artículo 321

El homicidio los golpes y las heridas son excusable, si de parte del ofendido han procedido inmediatamente provocación, amenazas o violencias graves.

En este caso el artículo que precede este párrafo sostiene que el homicidio los golpes y las heridas son excusables, si de parte del ofendido han precedido inmediatamente provocación, amenazas o violencias graves, es importante señalar la objetividad con que el legislador trata este artículo cuando dice departe del ofendido, es decir el ofensor no podrá alegar la excusa, puesto que esta facultad le es dada solo al ofendido.

En este articulo debemos resaltar y determinar lo que jurídicamente se entiende por “provocación”, el jurista español Cuello Colon expresa: “provocar equivale a irritar, a estimular a uno con palabras o actos para que se enoje”. 

Mientras tanto en el Vocabulario Jurídico de Henri Capitant, encontramos la siguiente definición:

“Eximente otorgada en ciertos casos a la persona que ha cometido una infracción contra otra que, a la vez, acababa de cometer otra infracción, generalmente similar, contra la primera; así, bajo la forma de atenuante, en el homicidio y las lesiones”. [2]

Condiciones para que la provocación sea causa de excusa:

a) Que se haya realizado contra el autor del homicidio, de las heridas o de los golpes, un acto que lo haya irritado, entre los cuales entran la provocación, las amenazas y violencias graves.
b) Que ese acto sea injusto.
c) Que el acto provocador preceda inmediatamente a tales hechos delictuosos.

Artículo 322

También son excusables los delitos de que trata el artículo anterior, cuando se cometan repeliendo durante el día escalamiento o rompimiento de paredes, cercados o fracturas de puertas y otras entradas de casas habitadas, o de sus viviendas o dependencias. Si de hecho se cometiere de noche, se regulará el caso por el artículo329.

Esta excusa reposa, según Garuad, sobre una doble base: la violación del derecho de propiedad y una amenaza indirecta contra las personas, circunstancias que excitan la cólera y la venganza de los habitantes contra los asaltantes.

Un punto que se debe subrayar en este artículo es la diferenciación entre la presunción de la legítima defensa prevista en el Art. 329 del C. P. y en este articulo en el que se establece una simple excusa, basándose en que la persona cuya habitación es atacada durante la noche esta mas expuesta al peligro y no contara con igual facilidad de socorros de amigos, vecinos o autoridades como lo tendría si la acción se realizara durante el día. También se tiene por entendido que si de día resulta a veces conseguir los socorros y por ende verse forzado al uso de la fuerza, entonces se sobreentiende que será aun mas complicado por las noches, en estos casos dichas acciones serán juzgadas conforme al articulo 328 del C. P. 

ART. 323 

El parricidio nunca es excusable.

La razón de ser de este articulo se basa en una reproducción de la antigua legislación francesa, según la cual el respeto religioso que se debe a los padres o a quien la ley coloca en el mismo rango, impone el deber de sufrirlo todo antes de antes que levantar la mano sacrílega. 

Este artículo me parece un es muy particular cuando dice nuca, considerando que en derecho toda regla tiene su excepción lamento que en este momento no se cual será la excepción a esta regla si es que existe, sin embargo considero que si no existe debe ser tratado por el legislador para que sea incluida su modificación en el proyecto del código penal, para que le sea creada su excepción.

Art.-324 

Derogado (por Ley 24-97del 28-1-1997 G.O. 945).

Art.-325

Se considerará homicidio o herida excusable, el crimen de castración, cuando haya sido inmediatamente provocado por un ultraje violento hecho a la honestidad.

Este es un asunto como facultativo que da el legislador a la victima de un ultraje violento cometido contra su honestidad como establece el artículo que precede este párrafo, considero que esto es un medio de defensa y de intimidación que el legislador da a la victima para que pueda actuar en su defensa contra el agente infractor para que esta (la victima) se sienta respaldada por la ley si se viera en la necesidad de atacar a quien intente hacer un daño contra la honestidad de la victima.

Sus condiciones, como la ley misma lo expresa son:

a) Que haya un ultraje al pudor.
b) Que sea violento.
c) Que se trate de un ultraje ya realizado, pues si la castración se opera para evitar un ultraje, es un acto de legítima defensa conforme al Art. 328 del Código Penal.

Art.- 326 

Cuando se pruebe las circunstancias de excusa, las penas se reducirán del modo siguiente: si se trata de un crimen que amerite una pena de treinta (30) años de Reclusión Mayor o de Reclusión Mayor, la pena será la de prisión correccional de seis meses a dos años. Si se trata de cualquiera otro crimen, la pena será de tres (3) meses a un (1) año. En tales casos los culpables quedarán por la misma sentencia de condenación, sujetos a la vigilancia de la alta policía por un tiempo igual al de la condena. Si la acción se califica delito, la pena se reducirá a prisión correccional de seis (6) días a tres (3) meses.

Es importante resaltar que la excusa no es algo que se aplica de forma automática, sino que esto hay que demostrarlo en los tribunales. Una vez aceptada la excusa atenuante el juez determina la pena que debe ser pronunciada a causa del delito, esta abstracción debe hacerse de la excusa y sobre esa pena debe operarse el cálculo de la atenuación.

Art. 327

Derogado por la Ley. No. 24-97, del 28 de enero de 1997, G. O. 9945.

Articulo. 328

No hay crimen ni delito, cuando el homicidio, las heridas y los golpes se infieran por la necesidad actual de la legítima defensa de si mismo o de otro.

Entendemos que el presente artículo ha sido una obra de relevante importancia por parte del legislador a favor de la victima.

En ese mismo tenor, creemos que el presente artículo expone de forma general, pero precisa lo que es la legítima defensa y las acciones que pueden resultar de ella. También cabe resaltar que se establece que la necesidad de legitima defensa puede ser a favor de si mismo o de otro, cuestión importante en aclarar, ya que, son múltiples las acciones (sobretodo cuando se acude en socorro de personas en situación de peligro) que pueden provocar la acción en defensa a favor de otra persona. 

Articulo 329.

Se reputa necesidad actual de la legitima defensa, los casos siguientes: 1ro cuando se comete homicidio o se cometen heridas, o se den golpes rechazando de noche el escalamiento o rompimiento de casas, paredes o cercas, o la fractura de puertas o entrada de lugares habitados, sus viviendas o dependencia: 2do cuando el hecho se ejecuta en defensa de la agresión de los autores del robo o pillaje cometido con violencia.


Por Aníbal Mauricio. Fundador y Director de Encuentro Jurídico. 


Notas de referencia:

[1] Lic. Leoncio Ramos. “Notas de Derecho Penal dominicano”. – 4 ED --. Editora Punto Mágico. Santo Domingo, Republica Dominicana. 400. 
[2] Henri Capitant. Vocabulario Jurídico. -- --. Editora Desalma. Buenos Aires, Argentina. 451.

Forma de citación sugerida:
Mauricio, Aníbal. Análisis de los artículos 321 al 329  del Código Penal Dominicano. Encuentro Jurídico, 09 de noviembre de 2007.

- - -
Encuentro Jurídico no se hace responsable de los conceptos emitidos por sus colaboradores. Así mismo, se reserva el derecho de edición y publicación de los escritos recibidos. Queda prohibido reproducir total o parcialmente su contenido sin autorización previa, expresa y por escrito del Consejo Directivo o la persona de su Director. Derechos Reservados © 2007.
Reacciones:
Categories: